martes, julio 11, 2006

Ámbar

Zuiko 50 mm. f 8.0 vel. 1/100 Flash interno, Difusor casero.

La savia que todo lo atrapa, se escapa y concentra en la corteza del árbol al cual ha dado vida, y surge, y envuelve todo aquello que toca, incluso el aire que en ese momento se cruza queda cautivo en su interior congelando el momento, el instante, y ya le pertenece. Ahora tan solo le queda esperar, esperar a que el paso del tiempo le fosilice y le convierta en ámbar.

Un ámbar único, único en su especie, con su irrepetible contenido que solo a él le pertenece… fins sempre !

2 comentarios:

Martingallego dijo...

Hola, Pep. Estoy contento de ver que tu página sigue viva. Y siempre con una nota de poesia.... Por cierto, ¿que truquillo has usado para iluminar esta foto? Venga va, explícalo. Saludos.

Pep dijo...

Hola Matin, gracias por el comentario.
La verdad es que no esta tan viva como a mi me gustaria, pero en fin se hace lo que se puede.
Truco ojala asi seria repetible, por un lado un toque de flash el integrado de la Oly de relleno a - 3.0 v, con el difusor casero, (ya tengo alguna foto para Alfredo, espero colgarlas esta semana ) y por otro lado el sol que ya estaba muy bajo,(19:27 PM) que incidia desde la parte posterior izquierda de la savia y que le daba este aspecto.
Un saludo. Pep.

 

EL DIAFRAGMA © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness